Se necesitan Alfareros de cántaros rotos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Odres Nuevos Alfarero de cántaros rotosLo bueno de las vacaciones, además de viajar y descansar, es el tiempo que se saca para uno mismo. Tiempo para leer, para pasear, para esos cafés con libro que me encantan; para sacar fotos, para estar con los míos y para hablar con muchos amigos – muchos de ellos del Blog – que, por el ritmo del día a día, me es imposible contactarles en otro momento.

En estas charlas por teléfono, por whatsapp, por mail… me estoy encontrando muchos “cántaros rotos”, muchas situaciones de rotura interior y exterior que frenan e impiden caminar y vivir la vida plenamente. De ahí el título de esta entrada: Se necesitan Alfareros de cántaros rotos.

Suena raro, ¿verdad? ¿Quién quiere algo roto? Sobre todo en estos tiempos donde ya no se repara nada. Lo roto, directamente, se tira y se compra “otro” nuevo que lo sustituya. Lo que está roto, lo que no es eficaz, lo que no produce… se aparta y se reemplaza por algo nuevo, más reluciente e, incluso, en muchas ocasiones, más barato.

Lo malo es que esta filosofía está calando tanto en nuestra sociedad que este pensamiento que aplicamos a las “cosas” lo empezamos a aplicar también a las “personas”. ¿Qué pasa cuando una persona se rompe? ¿Qué pasa cuando una persona no es productiva?

Y el problema no es sólo nuestra actitud hacia estas personas, sino la propia actitud de la persona que se rompe hacia sí misma. ¿Cómo confesarte “roto” en una sociedad que no acepta imperfecciones? ¿Cómo pedir un empujón en una sociedad que sólo mira hacia delante? ¿Cómo acercarte al otro sin miedo a que te rechace y te cambie por algo que no dé problemas?

Tenemos tanto miedo a rompernos, a que nos aparten o nos cambien por algo nuevo, que no nos arriesgamos a cambiar nada en nuestras vidas, aunque estemos hastiados de la rutina diaria. Tenemos tanto miedo a no ser perfectos ante los demás, que pasamos dudas y depresiones en silencio con una sonrisa en la cara.

Necesitamos alfareros de cántaros rotos que abracen nuestras mil piezas partidas en mil intentos y las compongan en una vasija nueva lista para romperse otras mil veces más si fuera necesario. Que nos den confianza para arriesgar con la única seguridad de saber que están detrás esperándonos… esperándonos a nosotros, no a nuestros resultados. Necesitamos alfareros que al vernos partidos por nuestros intentos y cambios no vean algo roto, sino el potencial de una vasija nueva… y es que nunca nadie va a cambiar si la mirada que transmitimos envía el mensaje de que contigo nada se puede hacer. Sólo se cambia si desde el otro lado vemos que el otro puede hacer con su vida algo maravilloso.

Leí el otro día una cita de Frida Khalo que decía: “Si yo pudiera darte una cosa en la vida, me gustaría darte la capacidad de verte a ti mismo a través de mis ojos. Solo entonces te darías cuenta de lo especial que eres para mí”.

Creo que debemos esforzarnos en esto mismo, en ser capaces de transmitir al otro, con nuestra mirada, con nuestros gestos, con nuestras palabras, lo importante que son para nosotros. Que sientan esa confianza de que sabemos que, estén como estén, pueden hacer con su vida algo maravilloso. Que si por un momento pudieran verse a través de nuestros ojos se sintieran tan seguros como un niño en el regazo de su madre.

Y reivindiquemos el valor de lo “roto”, que no es otra cosa que el valor de la experiencia. Cuando uno se rompe no vuelve al principio, no, vuelve al punto en el que se rompió para tomar otro camino distinto y seguir desarrollándose…y eso no es malo, es la forma de aprender, la forma de crecer.

Hay un cuento de Anthony de Mello que habla de una persona que iba por la vida y quería cambiar, pero cada vez que lo intentaba se la pegaba, se rompía. Ante esta situación, él mismo, ante su propio espejo se decía: “no soy nada, soy un inútil, no valgo para nada”. Hasta que un día, de repente, apareció alguien y le dijo: “Hagas lo que hagas, lo único que no va a cambiar es que te voy a querer”. Y dicen que a partir de ese momento cambió.

Ojalá seamos esa persona, ese alfarero de cántaros rotos, que sepa decir con todo el corazón al que tiene cerca: “Hagas lo que hagas, lo único que no va a cambiar es que te voy a querer… aunque te rompas una y mil veces”.

Yo quiero ser alfarero de cántaros rotos… ¿y tú?

Pincha en “Sigue leyendo” si quieres dejar tu comentario

.

Sigue leyendo

Dando gracias…

Hola a todos, Paz y Bien

Dando gracias al finalizar el día… sobran las palabras.

Un abrazo lleno de gratitud,

Fer.

Odres Nuevos Dando Gracias
.

Sigue leyendo

Tan cerca y tan lejos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Bueno, en este caso una imagen dice más que mil palabras. Esta fotografía la tomé ayer desde Tarifa… ya véis, a unos pocos Kilómetros de África.

 

Odres Nuevos África
.
África, tan cerca y tan lejos.

Los que no hayáis visto la película 14 kilómetros (es una película del 2007), os la recomiendo sin lugar a dudas. (La película quiere aportar un poco de luz a las sombras de la inmigración. Buba, Violeta y Mukela emprenden un largo y peligroso viaje hacia Europa a través de Mali, Níger, Argelia y Marruecos y muestran ciertos aspectos no muy conocidos de la realidad africana).

Un fuerte abrazo… de acogida,

Fer

Dónde buscamos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Saber buscar, saber preguntar y, sobre todo, saber escuchar a los más sabios…

Odres Nuevos Peces

«Usted perdone», le dijo un pez a otro, «es usted más viejo y con más experiencia que yo y probablemente podrá usted ayudarme. Dígame: ¿dónde puedo encontrar eso que llaman Océano? He estado buscándolo por todas partes, sin resultado».

«El Océano», respondió el viejo pez, «es donde estás ahora mismo». «¿Esto? Pero si esto no es más que agua… Lo que yo busco es el Océano», replicó el joven pez, totalmente decepcionado, mientras se marchaba nadando a buscar en otra parte.

Un abrazo enorme… de búsqueda,

Fer

Momentos…

Hola a Todos, Paz y Bien

Aquí os dejo unos cuantos momentos de estos días por Cádiz… recargando pilas para el Camino.

Un abrazote… con mucha luz,

Fer

Odres Nuevos Secuencia Atardecer

Pincha en “Seguir Leyendo” para ver más fotografías

.

Sigue leyendo

Camino de Santiago Julio 2015

Hola a Todos, Paz y Bien

Odres Nuevos Camino de SantiagoComo muchos de vosotros ya sabéis, dentro de unos días me voy una semanita a hacer -un año más- el Camino de Santiago.

Con ésta ya serán 7 las veces que hago el Camino de Santiago y cada vez desde distintos puntos de partida: Francia, León, Valladolid, Burgos, Ponferrada, Samos. Este año saldré desde O Cebreiro.

Es una experiencia única la de hacer el Camino de Santiago que, sin lugar a dudas, os recomiendo a todos tengáis la edad que tengáis.

El Camino te brinda momentos para disfrutar: del paisaje, de la gente del lugar, del resto de peregrinos, de la comida, de las cervezas heladas al finalizar las etapas; momentos para reflexionar -sobre todo en largas caminatas-, momentos de silencio, de fiesta, de sufrir, de orar, de perderse, de encontrarse, de dar gracias, de compartir, de maravillarse, de conocer, de reír, de festejar…

No es una ruta muy larga, pues desde O Cebreiro hasta Santiago habrá unos 160 km, pero es más que suficiente para desconectar y volver a las raíces, tanto de la tierra como de uno mismo. Sacar tiempo para pensar, para escribir, para dejarse maravillar y dejarse redescubrir por el Camino y sus gentes. Recargar pilas, llenar los pulmones del aire fresco de Galicia, despejar la mente y llegar, al final del Camino, al tan esperado abrazo con Santiago en la Catedral.

¡Qué ganas tengo ya de salir!

Estos días os iré contando anécdotas del Camino… para ir haciendo boca.

Un abrazo… de peregrino,

Fer

¿Por qué no lo mejor?

Hola a Todos, Paz y Bien

Qué bueno sería si siempre eligiéramos lo mejor, recibiéramos lo mejor y, sobre todo, ofreciéramos lo mejor.

Odres Nuevos - Por qué no lo mejor

Aquí va el mejor de mis abrazos,

Fer

.

Sigue leyendo